Seguridad en la Construcción – Pistolas – clavadoras neumáticas

Entre los años 1997 y 1999 en Ontario, Canadá, se reportaron sesenta y dos lesiones relacionadas al uso de las pistolas-clavadoras en obras de construcción.

Cincuenta y siete de las lesiones afectaron a trabajadores que resultaron golpeados por remaches o clavos, lo cual representa el 92% del total de las lesiones.

Las manos y los pies fueron las partes que más sufrieron daño, pero también hubo casos donde prácticamente todas y cada una de las partes del cuerpo resultaron golpeadas.

Con el creciente uso de las pistolas-clavadoras (conocidas en inglés con los nombres de auto-nailers , power fasteners , power nailers , nail-guns , air-nailers , etc.) es importante reconocer los peligros de su operación ya que un manejo incorrecto puede tener repercusiones serias e incluso fatales.

Para promover hábitos seguros con las pistolas-clavadoras, el comité llamado Carpentry Labour-Management Health and Safety Committee dio a conocer cuatro sugerencias que todo el mundo puede aprovechar en el sector de la construcción en Ontario.

:: 1. LEER Y ENTENDER TODAS LAS INSTRUCCIONES DE SEGURIDAD

Cerciórese de que las normativas de seguridad que la compañía haya establecido para las pistolas-clavadoras sean bien explicadas a los usuarios y a los trabajadores que trabajen cerca de ellas, y que todos las entiendan bien.

Lea y siga las instrucciones del fabricante específicas para la herramienta que vaya a operar. Los fabricantes pueden poner diferentes mecanismos o poner el mismo mecanismo en distintas formas, de modo que es necesario entender las diferencias antes de operar la pistola-clavadora. Lea las instrucciones para el modelo específico que vaya a usar.

:: 2. ELIJA UN SISTEMA DE DISPARO ADECUADO PARA EL TRABAJO

Las clavadoras de hoy en día están hechas con una traba de seguridad para evitar que el operador dispare un clavo en el aire. El desenganchador de la traba de seguridad —que se encuentra en la boca de la pistola—tiene que presionarse contra una superficie para que el gatillo pueda operar.

En algunas clavadoras, ese es el único mecanismo de seguridad que le permite al operador mantener el gatillo oprimido y disparar los remaches en rápida sucesión al “rebote” de la pistola. Cada rebote suelta la traba de seguridad, y así se dispara un remache o clavo.

Este tipo de sistema de disparo es adecuado para áreas abiertas y superficies planas, como el piso y la base del techo. Pero hay que tener extremo cuidado al usar la clavadora de esta forma.

Hay trabajadores que han resultado seriamente lesionados con clavos disparados por un contacto accidental con la traba de seguridad mientras el gatillo estaba oprimido. Los remaches o clavos han perforado manos, pies, piernas y otras partes del cuerpo, y han fracturado huesos también.

En situaciones donde se cambia la posición de la clavadora frecuentemente, como cuando se hace encofrado, o donde las superficies son desiguales, como cuando se están poniendo contramarcos, la mejor opción es un sistema de disparo secuencial.

Antes de fijar un clavo, este sistema obliga a liberar el gatillo, oprimiendo la traba de seguridad, y apretar el gatillo cada vez que se quiere disparar. La clavadora no operará a menos que se siga esta secuencia.

:: 3. PROTÉJASE LOS OJOS

La norma Z94.3-99 de la CSA, “Protectores industriales para los ojos y la cara”, clasifica los principales peligros para los ojos y ofrece una lista de los tipos de protectores recomendados para cada peligro.

La norma clasifica el peligro de las pistolas-clavadoras, bajo “objetos voladores”. Para este tipo de trabajo, la norma de la CSA prescribe gafas de Clase 1A (anteojos de seguridad con protectores laterales) como protección mínima y gafas Clase 2A o 2B como la mejor protección.

Los trabajadores que estén trabajando cerca de una pistola-clavadora también deben protegerse los ojos. La velocidad y la fuerza con la que la clavadora clava los remaches puede lesionar gravemente a cualquiera que esté cerca.

:: 4. MANTENGA EL DEDO ALEJADO DEL GATILLO

Su dedo debe estar en el gatillo sólo cuando vaya a disparar un remache.

En todo otro momento, sujete y transporte la pistola-clavadora por la empuñadura, manteniendo el dedo alejado del gatillo. Esto evitará que la pistola se dispare involuntariamente en caso de que el desenganchador de la traba de seguridad se oprima por accidente entre una labor y otra.

Observe esta regla aun con las clavadoras que tienen un sistema de disparo secuencial.

Fuente: http://www.cdc.gov/eLCOSH
(Tomado de la revista Construction Safety, Vol. 15, No. 1)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: