Salida Segura

 Por Alisa Wolf y John Nicholson

Entre los desastres de clubes nocturnos de Chicago y West Warwick, Rhode Island, un incendio en un club nocturno de Minneapolis terminó relativamente bien. No hubo estampida de clientes en fuga y no hubo víctimas fatales.
El incendio en el Fine Line Music Cafe ocurrió en la noche del 17 de febrero último, día en que 21 clientes del club E2 de Chicago murieron por una estampida desencadenado, según se informó, por rociar gas pimienta con el fin de detener una pelea. Al igual que en la tragedia de West Warwick, el incendio del Fine line comenzó cuando la pirotecnia utilizada por una banda incendió el cielorraso. A pesar del considerable daño material sufrido por el local, 120 clientes fueron conducidos a un sitio seguro en menos de dos minutos.
Tim Fuller, Jefe del Depto. de Bomberos de la vecina St. Paul, en Minnesotta, comenta que si bien el incendio del Fine Line ocurrió en un edificio equipado con rociadores, habría podido terminar en una estampida con víctimas fatales si el personal no hubiese trabajado en comunicación cercana con los oficiales de la brigada y si no hubiese sabido exactamente qué hacer. El personal del Fine Line sabía cómo evacuar a los clientes porque había asistido a reuniones mensuales de un grupo de tareas de esparcimiento en el centro de la ciudad coordinadas por los departamentos de policía y bomberos de Minneapolis. El grupo de tareas incluso había convocado una reunión especial la tarde en que se produjo el incendio, en respuesta a la tragedia del E2. “Uno no puede sentarse a esperar que pasen estas cosas”, dice Fuller, “Hay que reunir al personal y poner bien en claro en qué consisten las ordenanzas y los códigos”.
Vale la pena destacar el éxito del Fine Line porque bien puede ser la excepción que confirma la regla. Según los expertos en control y evacuación de multitudes, los miembros del Comité Técnico de la NFPA sobre Ocupaciones para Reuniones Públicas, las condiciones que derivaron en muertes por estampida e incendio en el E2 y en The Station de West Warwick son muy comunes.
“La coincidencia en el tiempo es impresionante” dice Paul Wertheimer, presidente de Crowd Management Strategies acerca de las tragedias de Chicago y West Warwick. “Pero el hecho de que hayan ocurrido no lo es. La posibilidad de que se produzcan más desastres de este tipo de sigue estando y volverán a ocurrir si no encaramos los problemas reales ligados a la cultura popular en lugares públicos de reunión”.
Jake Pauls, de Jake Pauls Consulting Service in Building Use and Safety, (Servicios de Consultoría en Edificación, Uso y Seguridad ) es otro miembro del Comité Técnico sobre Ocupaciones para Reuniones Públicas quien cree que, sin una acción inmediata, ocurrirán más episodios de aplastamiento por aglomeración, y no solamente en pequeños clubes nocturnos.
“Yo creo que hemos visto solamente la punta del iceberg,” dijo. “Me preocupa profundamente que lo que debemos hacer es aún más en edificios y lugares públicos de reunión ”.
De acuerdo con Pauls, los expertos en manejo de multitudes y seguridad edilicia, han estado tratando durante años traer el tema de la seguridad en espacios públicos al foco nacional. Desafortunadamente, lograrlo costó dos tragedias y la pérdida de 120 vidas.

Manejo de aglomeraciones es en lugares públicos

VEA TAMBIÉN

Desde el incendio de Cocoanut Grove en 1942, han habido varios grandes incendios mortales en ocupaciones de reunión, incluyendo elBeverly Hills Supper Club y el Happy Land Social Club.

El desastre provocado por la avalancha en el club nocturno de Chicago comenzó cuando un guardia de seguridad utilizó gas pimienta para detener una pelea, desatando una estampida desde la pista de baile, en el primer piso, hacia la planta baja, donde se encontraba la que probablemente fuera la única salida disponible. En la resultante confusión, la gente quedó atrapada en el hueco de la escalera. Veintiún personas murieron por asfixia o ataques al corazón y 57 resultaron heridas en la avalancha.

Tres días después de la tragedia del E2, el foco de atención nacional cambió a un incendio provocado por uso de pirotecnia en un concierto de Great White en el club nocturno The Station en West Warwick., el cual tomó la vida de 99 personas e hirió a más de 187. Cuando los clientes advirtieron que el club estaba en llamas, la mayoría intentó abandonar el lugar por la puerta principal. Los cuerpos se encontraron apilados contra la puerta.
Como ambas tragedias indican, la avalancha humana puede determinar en gran medida los resultados de cualquier accidente en el que ocurra una estampida hacia las salidas, ya sea causada por un incendio o por cualquier otro evento que desencadene el desplazamiento de los ocupantes del local.

Seguridad en Clubes Nocturnos

La gente que ingrese a cualquier edificio de reuniones públicas necesita estar preparada en caso de emergencia. La división de Educación Pública de la NFPA recomienda:Eche un buen vistazo al lugar
Se ve el edificio en condiciones que lo hacen sentir cómodo? Es la entrada principal suficientemente ancha y se abre hacia fuera para facilitar el egreso? Está el área exterior libre de materiales colocados contra el edificio o bloqueando las salidas?

Tenga un plan de comunicación
Identifique un pariente o amigo con anticipación para contactarlo en caso de emergencia y de estar separado de su familia o amigos.

Planifique un lugar de reunión
Escoja un punto de reunión afuera para encontrarse con los familiares o amigos con quienes asista a la función. Si hay una emergencia, asegúrese de encontrarlos allí.

Localice las salidas de inmediato
Cuando ingrese al edificio, busque todas las salidas disponibles. Están las salidas claramente señaladas y bien iluminadas? Algunas de las salidas pueden estar delante suyo y algunas detrás. Siempre esté preparado para utilizar la salida más cercana al punto donde usted se encuentre. (Podría no tener la posibilidad de utilizar la salida principal.)

Busque corredores de salida que se encuentren libres de obstáculos
Asegúrese de que los pasillos sean lo suficientemente anchos y no estén obstruidos por sillas o muebles. Chequee que su puerta de salida no esté bloqueada o cerrada con pasadores. Si no hubiera al menos dos egresos claramente señalados o los pasillos de salida se encontraran bloqueados, denuncie la violación a la gerencia y deje el edificio si no se toma una medida inmediata. Contáctese con el departamento local de bomberos para registrar una queja.

¿Se siente seguro?
¿El edificio se ve atestado de gente? ¿Hay alguna fuente de incendio como velas encendidas, cigarrillos o cigarros encendidos, pirotecnia o alguna otra fuente de calor que pudieran hacerlo sentir inseguro? ¿Hay sistemas de seguridad en los lugares correspondientes, como salidas alternativas, rociadores y alarmas de humo? Pida a los responsables que evacuen sus dudas. Si no se siente seguro en el edificio, márchese inmediatamente.

Reaccione inmediatamente
Si suena una alarma, ve humo o fuego, u otros disturbios inusuales, deje el edificio de inmediato de manera ordenada. Utilice la salida más cercana – tenga en mente que puede no ser la salida principal.

¡Salga, quédese afuera!
Una vez que haya escapado, quédese afuera. Jamás y bajo ninguna circunstancia debe volver a ingresar en un edificio en llamas. Deje que el personal entrenado de bomberos dirija las operaciones de rescate.

“Es importante poner el acento en el uso rociadores y alarmas contra incendios, aunque esto sólo se ocupa de la mitad del problema” agregó Pauls. “La gente falleció en West Warwick a causa del incendio, pero estuvieron expuestos al fuego en parte, a causa del aplastamiento por la estampida.”

Según Pauls, el mismo patrón se repitió en el incendio del Teatro Iroquois, en Chicago en 1903 , el incendio de Coconut Grove en Boston en 1942 y en el incendio del Club Social Happy Land en Nueva York en 1990.
Una vez que el aplastamiento por aglomeración comienza es prácticamente imposible de detener, y no es mucho lo que la gente puede hacer para salvarse.
“La gente atrapada en una avalancha, se comporta como un líquido. Ningún individuo puede controlar sus movimientos ni ayudar a otros a su alrededor,” comenta Pauls. Y quienes están afuera, poco y nada pueden hacer para ayudarlos. Por esa razón es tan importante evitar estas situaciones.
Joe Psuik, director del San Diego Convention Center y miembro del Comité Técnico de la NFPA sobre Ocupaciones para Reuniones Públicas, es miembro de un grupo de tareas creado por la International Association for Assembly Managers (IAAM) luego del 11 de septiembre del año 2001, para desarrollar protocolos de seguridad para todo tipo de lugar donde se realicen grandes reuniones públicas (www.iaam.org).
“Una de las cosas a las que le prestamos mayor atención,” dice Psuik, “es al manejo y control de la aglomeración. El manejo de multitudes implica claras medidas de preparación para grandes números de personas encontrándose en un mismo espacio. Ayuda definir el ingreso y el egreso, el entrenamiento del personal, y un claro sentido de la preparación—en caso de emergencia, quién se encarga de qué área? Existe la idea de que cuando se controla a la multitud, ya se está dando en la tecla, cuando en realidad se está por perder la mecánica del manejo de la aglomeración. Por este motivo, se hace tanto hincapié en el manejo de la multitud.”
Los pequeños clubes nocturnos no son los únicos lugares expuestos a incidentes de estampidas humanas. Estas estampidas han resultado en múltiples muertes en estadios de fútbol y reuniones religiosas, así como también en conciertos en grandes salones. En 1979, por ejemplo, 11 personas que esperaban fuera del Riverfront Coliseum en Cincinnati murieron cuando la misma gente que había comprado boletos para el espectáculo se precipitó hacia la entrada con el objeto de asegurar buenos asientos para el concierto de The Who.
Décadas luego de la tragedia de The Who, el número de lesiones en conciertos pop continúa en aumento. Wertheimer, quien ha recopilado estadísticas acerca de este problema desde 1995, señala diversos factores que son particularmente preocupantes para los expertos que manejan multitudes de cultura popular.
Primeramente, quienes asisten a conciertos y están acostumbrados a la pirotecnia y otros efectos especiales, pueden no responder de inmediato a una amenaza de incendio real. Un video del concierto de Great White en West Warwick muestra claramente una demora en los movimientos hacia las salidas, luego de que comenzara el fuego. Hubo una demora similar durante un incendio en una discoteca que dio muerte a 63 jóvenes e hirió a más de 200 en Gothenburg, Suecia, en 1998. Wertheimer señala que los investigadores suecos descubrieron posteriormente que muchos en la audiencia creyeron que el fuego era parte del acto.
“Los fans parecían estar mirando el fuego,” Wertheimer comenta, “a medida que pasaban esos segundos críticos.”
Un Segundo problema común, dice Wertheimer, es la sobrepoblación.
“En la mayoría de los lugares, se puede colocar un número mayor de personas en el salón manteniéndolas de pie o en lugares de admisión general, que el número que puede alcanzarse con asientos fijos,” agrega. “pero no todos los edificios que están diseñados para que los asientos fijos pueden convertirse en lugares de pie seguros. La capacidad no debe ser mayor a la que correspondería a los asientos fijos, y , en muchos casos, no debería ser tan amplia.”
Un tercer problema que ven los expertos en reuniones públicas en situaciones de cultura popular es la conversión de viejos edificios que nunca fueron diseñados para conciertos.
“Los viejos teatros levantan las sillas para que pueda caber más gente de pie en el salón” Wertheimer dice, “pero no aumentan el número de salidas mínimas.”
Además, Pauls agrega, estos clubes tienden a asentarse en áreas de la ciudad que han sido abandonadas por industrias u otros negocios.
“Estos tipos de instalaciones tienden a estar en áreas que las ciudades quisieran volver a la vida, pero muchos de estos edificios —como un depósito—no fueron diseñados como lugares de reunión,” señala.
Wertheimer, quien asiste a entre 27 y 30 conciertos de rock al año por razones profesionales y personales, pasa mucho tiempo en espacios atestados de todos los tamaños. No está impresionado con lo que ve.
“El potencial de las estampidas multitudinarias nunca ha sido considerado completamente, en más de 50años de conciertos y festivales, desde el primer concierto de rock and roll en el Arena de Cleveland en 1952. Necesitamos darles la importancia que tienen o aceptar que continuarán ocurriendo, posiblemente o con cierta regularidad. El entorno ya está allí. La mayoría de las veces, nada sale mal. Pero esto no significa que el evento haya sido un evento seguro.”

Pirotécnia
“Brindar un espectáculo es encontrar un balance entre los artistas, jefes de bomberos, y las instalaciones,” dice G. Clark Parkhurst Jr., Profesional Pirotécnico Licenciado y miembro del Comité Técnico de la NFPA de Efectos Especiales. “Eventualmente, se trata de lograr algún tipo de compromiso entre todas las partes involucradas. Algunas veces el compromiso, es el de no utilizar pirotecnia.”
En casos como este, Parkhurst ofrece otro tipo de efectos especiales, como máquinas de humo y luces incandescentes, que la gente puede preparar por su cuenta.
“Entiendo que el incidente de West Warwick ha hecho que la gente sospeche de los efectos especiales,” dice Parkhurst. “Esperamos que, se hable con las autoridades locales y otros profesionales con licencia, con el fin de encontrar lo que necesitan para continuar utilizándolos de manera segura. Es un aspecto importante de muchos espectáculos, y hay formas de trabajar junto con las autoridades para asegurarse que todos están del mismo lado.”
Mientras que no existen requerimientos nacionales de certificación y licencias para los operadores de pirotecnia, muchos estados han implementado programas de certificación y licencias. Las empresas profesionales de pirotecnia tienen licencias emitidas por a Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, relacionadas con materiales de fabricación y distribución de pirotecnia.
NFPA 1126, Uso de Pirotecnia ante un público cercano, es la norma de consenso nacional aplicable a la pirotecnia utilizada puertas adentro como también a los espectáculos de fuegos artificiales en espacios abiertos con una audiencia que se encuentra más próxima que lo permitido en exhibiciones abiertas de fuegos artificiales aéreos. A pesar de que la NFPA 1126 no ha sido adoptada en todos los estados, la Asociación Americana de Pirotecnia la considera definitivamente como la prudente guía del operador y recomienda a los miembros de la industria, cumplir estrictamente con dicho estándar.
La NFPA 1126 se aplica al uso de la pirotecnia en conjunto con producciones teatrales, musicales, o producciones similares ante la proximidad de una audiencia, artistas o personal auxiliar.
La primera edición fue publicada en 1992 y fue desarrollada por el Comité de Pirotecnia en respuesta a la necesidad de brindar una guía documentada para oficiales de la seguridad pública para el uso seguro de efectos especiales con pirotecnia tanto en espacios cerrados como abiertos.
Para la edición 1996, se agregaron unas cuantas nuevas definiciones, incluyendo las de gerente productor y gerente de sede. Además, los requerimientos relacionados al rotular las precargas de pirotecnia fueron revisados en lo concerniente a la claridad y conformidad con el Manual de Estilo. Posteriores revisiones que se hicieron sobre el uso de la pirotecnia, incorporaron la enmienda interina tentativa, considerando medidas para salvaguardar la seguridad de los ejecutantes.
Las instalaciones donde se utiliza pirotecnia deben cumplir con el NFPA 101®, Código de Seguridad Humana®, donde las reuniones públicas y el uso de todo tipo de pirotécnia debe estar aprobado por la Autoridad Competente (AC). La AC determina si se han tomado las medidas adecuadas para brindar niveles aceptables de manejo de multitudes, seguridad, protección contra incendios, y otros servicios de emergencia. El planeamiento y uso de la pirotecnia debe ser coordinado junto con el gerente del lugar y el productor del espectáculo.
Antes de cualquier presentación, quien haya obtenido el permiso debe remitir un plan por escrito a la AC e l cual debe incluir:

  • Nombre del patrocinador del evento;
  • Lugar exacto, fecha y hora en que se llevará a cabo ;
  • Nombre, formación, experiencia y licencias de los operadores pirotécnicos y asistentes;
  • Constancia de seguro;
  • Número y tipos de dispositivos y materiales de pirotecnia que se utilizarán;
  • Diagrama del lugar, indicando el punto en que los dispositivos serán encendidos, radio de alcance, y líneas de control de la audiencia;
  • Certificación que acredite que el decorado, la escenografía, y los materiales del equipamiento son inherentemente, retardadores de llama o han sido tratados para retardar las llamas.

Los planes se deben enviar a la AC no menos de 24 horas antes del evento y se requiere una recorrida y demostración ante la presencia de la AC.

Los requisitos operativos incluyen:

  • Extinguidores portátiles (número mínimo especificado) y personal que sepa cómo utilizarlos (la información anexa señala que los extinguidores portátiles están diseñados para utilizarlos más apropiadamente contra incendios secundarios que contra incendios de pirotecnia, lo que implica material oxidante y puede ser difícil);
  • Requerimientos para el correcto encendido y control de los dispositivos incluida la organización, que requiere un montaje con el fin de que ninguna precipitación de algún dispositivo ponga vidas en peligro, y que resulte en lesiones personales o daño a la propiedad;
  • Los dispositivos y materiales de pirotecnia utilizados puertas adentro deben ser fabricados específicamente y rotulados “para uso en interior” por los fabricantes;
  • Cada dispositivo debe estar separado de la audiencia unos 15 pies (4.5 metros) por lo menos, pero no menos que dos veces el radio de alcance del dispositivo;
  • No debe haber partículas incandescentes dentro de los 10 pies (3 metros) de distancia de la audiencia.

Códigos NFPA Relacionados

NFPA 1126, Norma para el uso de pirotécnia ante un público cercano
Acceso grátis a la NFPA 1126 (PDF*, 478 KB, inglés solamente). NFPA 1NFPA 1, Código de Prevención de Incendios. La fuente de regulaciones de protección contra incendios.

NFPA NFPA 5000™, Código de Seguridad y Edificación. El único código de edificación aprovado por ANSI, cubre nuevas construcciones, remodelaciones, y cumplimiento.

 NFPA 101®, Código de Seguridad Humana®, requisitos para proteger de los peligros del fuego, humo, vapores tóxicos, y pánico.

 

Exigir conformidad y hacer cumplir los códigos
“Los dos grandes problemas son la conformidad con los códigos y hacer cumplir las normas. Si en los dos lugares separados por miles de millas se hubieran cumplido las leyes o reglamentaciones locales, las muertes en Chicago y West Warwick no hubieran ocurrido,” dice Wertheimer.
Por el lado de la ejecución, comenta Pauls, “estamos en un problema, ya que podemos desarrollar el mejor de los códigos en seguridad humana, pero podría no ser adoptado.”
Si es adoptado, debe hacerse cumplir, de lo contrario, el código se transforma apenas en palabras escritas en papel.
También señala que los profesionales que deben hacerlos cumplir “tienden a ser oficiales de la seguridad contra incendios o consultores que simplemente pueden no tener el respaldo adecuado para manejar todos estos aspectos tan particulares de la seguridad humana asociados al manejo de multitudes.”
“La provisión de fondos para servicios infra-estructurales, particularmente la prevención de incendios y la inspección, ha sido diezmada al mismo tiempo en que el gobierno, por política oficial, está generando en la gente un intenso estado de ansiedad, aumentando las posibilidades de estampidas multitudinarias,” comenta.
Aún con recortes de presupuesto y otras presiones políticas, el Jefe Fuller cree que los departamentos de Bomberos “tienen un poco más de autoridad de la que ellos mismos creen tener, y debe ser puesta en ejercicio.”
“Los recursos adecuados son siempre un tema,” dice. “Son los jefes de los Departamentos de Bomberos quienes deben ver la prevención de incendios y la inspección que se realiza, como parte de la primera línea de defensa. No es fácil. Lo que uno debe hacer es determinar el valor de la extinción de incendios relacionado con la prevención. Muy a menudo, se sacrifica la prevención en favor de aparatos de lucha contra incendios .”
“Y en West Warwick, agrega Fuller, los aparatos contra incendios no sirvieron para nada.”
“Evitar ese incendio era lo único que le hubiera salvado la vida a esa gente,” dice. “Ningún bombero hubiera podido apagarlo. No pudieron llegar a tiempo.”
Fuller comenta que, como consecuencia de los desastres en los dos clubes nocturnos, los departamentos de bomberos a lo largo del país han encontrado los recursos para proceder a inspecciones inmediatas y cerrar clubes que violaran las ordenanzas de edificación.
“No contradice esto los argumentos de que no tenemos los recursos?” se pregunta Fuller.

Conciencia y Educación
A medida que pasa el tiempo y nuestra atención se vuelve hacia otras cuestiones nacionales, qué habremos aprendido que nos ayude a evitar desastres futuros en clubes nocturnos como el E2 y The Station? La respuesta puede ser sorprendentemente simple.
“Por tonto que pudiera sonar,” dice Fuller, “qué habría de malo si, antes de la presentación de una banda, los responsables del evento le avisaran a la gente que las salidas están aquí, allá, y en ese otro lugar? De la misma manera que uno escucha antes de una película. Qué tan difícil sería para los maestros hablar media hora con los chicos acerca de los lugares de egreso de sus colegios? Pareciera que hay varias oportunidades y cosas puntuales que podemos hacer. La gente estará esforzándose en hacer las cosas muy complicadas, con un sinnúmero de excusas.”
Las investigaciones respaldan la necesidad de educación y entrenamiento.
“Esto es lo que sabemos: Si se le comunica e informa a la gente en peligro potencial, responderá de una manera razonable y racional la mayor parte de las veces,” comenta Wertheimer. “Cuando no hay comunicación y se deja a la gente librada a su propio criterio, el resultado es lo que ocurrió en Chicago y West Warwick. La gente hará lo que pueda para salvar sus vidas.”

Aislamiento
Por casi 30 años, han existido requerimientos para el uso de barreras térmicas acerca de los productos de espuma plástica y en consecuencia expertos como, Frederick Mowrer, del departamento de ingeniería para la protección de incendios en la Universidad de Maryland, están sorprendidos de cómo pueden existir aún instalaciones de espuma plástica expuesta no conformes a los reglamentos.
En Mayo de 1973, la Comisión Federal de Comercio Federal Trade Commission se quejó de dos organizaciones comerciales y 25 empresas involucradas en la fabricación, prueba, marketing, y venta de productos de espuma plástica. Las empresas en cuestión alegaron que las partes estaban interpretando incorrectamente las características inflamables de los productos de espuma plástica basados en pruebas ígneas inapropiadas. En noviembre de 1974, se llegó a una conciliación y los demandados acordaron patrocinar una investigación sobren los modos de utilizar la espuma de manera segura. Las barreras térmicas eran una medida interina y todos los códigos de edificación modelo adoptaron durante la década de los años 70 este requerimiento. Ese requerimiento, dice Mowrer, continua sin modificaciones en la actualidad.
“Pero como lo demuestra el incendio en el club nocturno The Station, el uso de espumas plásticas expuestas continúa siendo un problema. Es difícil evaluar la magnitud de este problema, pero basándome en mi experiencia, creo que está presente y se percibe todo el tiempo,” sostiene Mowrer.
Mowrer agrega que hay cierta confusión cuando se trata de definir lo que constituye la aplicación de productos de espuma plástica de forma razonablemente segura y de acuerdo con el código.
“En mi opinión, el uso inadecuado e inseguro de los productos de espuma plástica en edificios, continúa siendo un problema real que se perpetúa por testeo inadecuado y la incorrecta interpretación de las características inflamables de estos productos. Estoy en todo de acuerdo con el hecho de que NFPA establezca un grupo de tareas para investigar el rango y magnitud de este problema y hacer cargo a este equipo del desarrollo de las recomendaciones que ayudarían a evitar el uso inseguro de plásticos de espuma en los edificios,” concluye Mowrer.

Otras cuestiones
Las entrevistas de los medios con los sobrevivientes de la tragedia del E2 indican que la sensibilidad intensificada ante las amenazas de ataques terroristas —los Estados Unidos estaban en alerta de seguridad naranja al momento—pudo haber contribuido con la estampida hacia la salida. Otras cuestiones bajo investigación incluyen las puertas bloqueadas y cerradas con llave y cadenas; la mala calidad de la construcción; escaleras angostas y escasa iluminación de salida.
Entre las situaciones que los oficiales de Rhode Island están investigando se encuentran las pobres condiciones de egreso, la combustibilidad del material a prueba de sonido, el uso de pirotecnia sin autorización, la negligencia profesional, y la responsabilidad de los dueños del club, miembros de la banda, y autoridades de ejecución al cuidar la seguridad en lugares públicos.

Alisa Wolf es frecuente colaboradora del NFPA Journal y John Nicholson es el editor general del NFPA Journal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: