Equipos de protección personal

Por Stuart M. Lewis
Cada año cientos de trabajadores de la electricidad sufren quemaduras fatales o causantes de invalidez por causa del arco eléctrico, muchas de las cuales podrían evitarse o verse disminuidas en cuanto a su severidad a través del uso apropiado de equipos de protección personal (EPP). El departamento de estadísticas laborales de los Estados Unidos muestra que existe un promedio de 1710 quemaduras eléctricas por año. El peor año hasta la fecha fue 1995 con un total de 2200. Si bien existe una tendencia bajista, debido en parte al aumento en el uso de EPP por parte de los trabajadores de la electricidad, aún queda mucho por hacer para ganar la aceptación y el uso universal de los mismos.

La protección alcanzada gracias a la vestimenta resistente a las llamas (FR) y otros EPP, como por ejemplo protectores faciales, guantes, y herramientas, pueden reducir de manera significativa las lesiones frente a un evento de falla de arco. El conocimiento de este hecho llevó al desarrollo de normas para la seguridad en el lugar de trabajo. La norma de consenso clave en esta área es la norma NFPA 70E, Norma de seguridad eléctrica en lugares de trabajo, redactada para ser compatible con el Código Eléctrico Nacional (NEC) y los requisitos de OSHA. En el NEC figura una referencia a la norma NFPA 70E en una nota aclaratoria asociada con el artículo 110.16. Si bien OSHA no aplica la norma 70E, sí la utiliza como un punto de referencia para los requisitos de seguridad basados en el consenso de la industria.

Reglamentaciones gobernadas por la norma NFPA 70E
La norma NFPA 70E fue promulgada por primera vez en 1979 para tratar los peligros asociados con los sistemas de uso eléctrico, o sea, el cableado y los equipos de los edificios y otras construcciones. La última edición, 2004, fue sometida a una revisión más importante en cuanto a la organización y énfasis, facilitando su compresión y uso. La norma está ahora organizada de la siguiente manera:

Prácticas laborales relacionadas con la seguridad. Definiciones. Requisitos generales para las prácticas laborales relacionadas con la seguridad eléctrica. Determinación de una condición de trabajo eléctricamente segura. Trabajo sobre o cerca de partes activas.
Requisitos de mantenimiento relacionados con la seguridad.
Requisitos de seguridad para equipos especiales.
Requisitos de seguridad de la instalación.
Ray A. Jones, de Electrical Safety Consulting Services, Raleigh NC, y presidente del Comité Técnico de la norma 70E sobre seguridad eléctrica en lugares de trabajo, describe a la norma 70E como “un conjunto de estrategias para la protección del trabajador”.

“Las estrategias tienen como fin identificar la exposición a los peligros eléctricos y luego definir los requisitos para evitar, o minimizar, la exposición”, dice Jones. “La norma 70E está organizada para identificar y enfatizar la estrategia más protectora al principio en el documento. Luego, como la naturaleza protectora de la estrategia disminuye, la cantidad de protección alcanzada por la estrategia también disminuye, por lo que se ubica más adelante en el documento”. En resumen, la norma 70E define la magnitud del peligro y describe los requisitos de protección.

Palmer L. Hickman, Director de Seguridad del Comité Conjunto Nacional de Adiestramiento y Aprendizaje (NJATC), Upper Marlboro, MD, y miembro del Comité Técnico de la norma 70E, considera que la norma 70E es un documento de “Cómo hacerlo”. El dice, “Los requisitos de OSHA por lo general se redactan con relación al desempeño: establecen que se debe hacer algo sin necesariamente explicar cómo hacerlo. La norma NFPA 70E ayuda a los empleadores a comprender una manera en la que pueden cumplir con los requisitos de OSHA. Me gusta recordarle a la gente que considere a la norma 70E como una solución más que como un problema. Es una gran ayuda para los empleadores en su esfuerzo por cumplir con OSHA. Lo que la hace única es que muestra una manera de lograr lo que OSHA requiere”.

Como lo describe Jones, la norma 70E está dispuesta en una serie de estrategias. “La primera consiste en desenergizar el equipo. La segunda consiste en determinar que las tareas laborales deben ser autorizadas por un miembro de la gerencia. La tercera consiste en planificar el trabajo al máximo, para predecir y comprender lo que está ocurriendo con cada paso en la tarea” dice. La cuarta y última estrategia consiste en utilizar los equipos de protección. Según Jones, “El uso de los EPP es la última y menos efectiva de todas las estrategias comprendidas en el norma 70E”.

Peligros en el trabajo
Cuando un trabajador se aproxima a un equipo eléctrico energizado para desarrollar una tarea como ser la operación de un interruptor o el registro de la lectura del medidor, podría experimentar cualquiera de los cuatro tipos de exposición de peligro eléctrico: descarga, arco eléctrico, ráfaga de arco y radiación electromagnética. La norma 70E de la NFPA define al peligro eléctrico como “una condición peligrosa tal, que el contacto o la falla del equipo puede causar una descarga eléctrica, un quemadura eléctrica, una quemadura térmica o una explosión. Según Jones, la protección contra las descargas, electrocución y efectos térmicos por un arco eléctrico se encuentra disponible pero no existe actualmente protección contra los peligros por ráfaga de arco. Lo mismo ocurre con la radiación electromagnética. “No conocemos los efectos de la radiación electromagnética, y ningún EPP ofrece protección contra la misma”, declara Jones.

Los términos arco eléctrico y ráfaga de arco a veces se utilizan de manera indistinta, pero en realidad se refieren a dos características de falla de arco diferentes, pero relacionadas. La norma 70E establece que un peligro eléctrico es una condición peligrosa asociada con la liberación de energía causada por un arco eléctrico. Según Jones, los arcos eléctricos y las ráfagas de arco se diferencian de manera significativa. Una ráfaga de arco es una explosión que se produce exactamente de la misma manera que una explosión de dinamita. El término arco eléctrico se refiere a los aspectos térmicos de una falla de arco.

“Una falla de arco puede alcanzar los 16.000 a 20.000 grados F y por lo general lo hace”, explica Jones. Una persona que se encuentra de 20 a 30 pulgadas del plasma en esta variación de temperatura saldrá posiblemente dañada debido a dicha exposición. En una ráfaga de arco”, continuó, “existe un alto flujo de corriente y una temperatura extremadamente elevada”. El material conductor se transforma de sólido a líquido a vapor. Cuando eso ocurre, la cantidad de espacio requerido aumenta significativamente. Esta expansión del material (generalmente cobre) y la expansión de aire recalentado crean una explosión. La transformación se lleva a cabo en milisegundos”.

Jones aclara que se ha llevado a cabo una investigación detallada sobre los efectos térmicos de un arco eléctrico y la manera de proteger a los trabajadores, pero no así sobre la ráfaga de arco. “Se ha reportado que existe protección contra el peligro térmico hasta una exposición de 100 calorías por centímetro cuadrado (cal/cm 2)”, explica. Sin embargo, si un trabajador está expuesto a dicha cantidad de energía de arco, entonces el peligro primario ya no es térmico. Ahora, el peligro primario es la ráfaga de arco y las fuerzas explosivas asociadas a la falla de arco. El Comité Técnico de la norma 70E acordó en que la máxima exposición potencial a la que puede exponerse un trabajador mientras trabaja con un equipo energizado es de 40 cal/cm 2. La norma 70E no permite que una persona continúe trabajando sobre un equipo que posee una exposición al incidente superior a las 40 cal/cm 2. La razón no es debido a la exposición térmica sino debido a las fuerzas de explosión subyacentes: las fuerzas físicas que acompañan la variación de temperatura”.

Equipos de protección personal
Los EPP son prendas y otros elementos resistentes a las llamas tales como protectores faciales, guantes, trajes de protección y herramientas aislantes. Los trajes de protección son prendas y equipos resistentes a las llamas que cubren el cuerpo entero, excepto las manos y pies. Los trajes de protección incluyen pantalones, camperas y una capucha de tipo apicultor utilizada con un protector facial. La norma NFPA 70E presenta el concepto del límite de protección eléctrico, un límite propuesto para las partes activas expuestas dentro del cual una persona podría sufrir una quemadura de segundo grado si se produjese un arco eléctrico. Si un análisis de peligro eléctrico, como lo establece la norma 70E, determina que un trabajador podría verse expuesto a energía incidente que pudiera causarle quemaduras de segundo grado, la norma entonces establece que dicho empleado debe usar un EPP adecuado. La norma ofrece una manera de correlacionar los niveles de protección con una vestimenta específica, simplificando el proceso para decidir qué usar en diferentes situaciones de peligro. Sin embargo, el EPP no es una “armadura” y uno puede sufrir lesiones serias debido a una falla de arco incluso al usar la vestimenta y los equipos recomendados.

Con respecto a los peligros que no cubre un EPP, Hickman dice, “En primer lugar es un último recurso. OSHA exige que se demuestre la razón por la que los trabajadores deben trabajar con energía. Más allá de eso, los EPP tienen limitaciones. A pesar de que pueden ofrecer protección contra un evento térmico, incluso la mejor protección disponible podría no necesariamente brindar protección contra una explosión. Incluso utilizando vestimenta resistente a las llamas, un trabajador podría sufrir quemaduras de segundo grado o peores. Todo apunta a la necesidad de una cultura para el cambio, y no trabajar con energía”.

Jones dice que un trabajador no debería esperar que un EPP diseñado para brindar protección contra un tipo de peligro brinde protección contra diferentes peligros. “Por ejemplo”, dice, “los trabajadores no deberían esperar que un EPP diseñado para brindar protección contra un peligro térmico ofrezca protección contra descargas eléctricas o ráfagas de arco. Entiendo que algunos fabricantes de indumentaria comercializan los equipos con una capacidad de resistencia térmica de 100 cal/cm 2 y le sugieren a sus clientes que estos equipos también ofrecen protección contra las ráfagas de arco. Esta es un declaración muy peligrosa y simplemente falsa. No existen pruebas que puedan determinar una protección contra ráfagas de arco. La única manera de protegerse de dichas ráfagas es desenergizando los equipos; no existe otra opción”.

Responsabilidades del empleador y del empleado
Un concepto importante en el lenguaje e implementación de la norma 70E es el de “persona calificada”, definido como un individuo con la aptitud y el conocimiento relacionado con la construcción y operación de instalaciones y equipos eléctricos y que ha recibido una capacitación en seguridad para reconocer y evitar los peligros eléctricos que podrían presentarse. Sólo una persona calificada puede desarrollar ciertas tareas posiblemente peligrosas en instalación y mantenimiento eléctrico. La capacitación debe incluir la familiarización con los EPP. ¿Pero quién está a cargo de la capacitación?

Según Hickman, “Las normas de OSHA establecen claramente que es el empleador el responsable de la capacitación. Por ejemplo, 1926.21(b)(2) establece que el empleador debe instruir a cada empleado para que reconozca y evite las condiciones inseguras, como también debe enseñarle las reglamentaciones aplicables en el entorno de trabajo para controlar o eliminar cualquier peligro u otro tipo de exposición a las enfermedades o lesiones. La misión del NJATC es estandarizar la capacitación y educación para la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos y la Asociación Nacional de Contratistas Eléctricos, asegurando el suministro de trabajadores eléctricos altamente capacitados y hábiles. Los programas de capacitación del NJATC tanto para los trabajadores del cableado aprendices y calificados están dirigidos a tal fin.

La capacitación en seguridad no es una excepción. Con respecto al trabajo con o cerca de conductores o equipos eléctricos energizados, tanto OSHA como la norma NFPA 70E establecen generalmente una norma que prohíbe dicho trabajo con voltajes de 50 V o mayores, a menos que el empleador pueda demostrar que la desenergización no es posible o que crearía un riesgo mayor. Claramente, estar expuesto a descargas, arcos eléctricos o ráfagas de arco sería exponer a los empleados a un peligro reconocido”, dice Hickman. “En última instancia la única manera de evitarlo es a través de la implementación de condiciones de trabajo eléctricamente seguras”.

Jones cree que la gerencia y la mano de obra están llevando adelante el mensaje de seguridad a través de las estrategias y requisitos de la norma 70E, especialmente a medida que OSHA comienza a adoptarlo. “El apoyo está creciendo” dice. “A medida que se incrementa el conocimiento y la conciencia sobre el peligro térmico, una cantidad importante de empresas están adoptando los requisitos como una buena inversión económica y una cantidad creciente de empresas está comenzado a suministrar los equipos necesarios. La mano de obra también apoya firmemente los requisitos. Mi evaluación personal es que alrededor del 50 por ciento de la industria estadounidense está actualmente adoptando los conceptos establecidos en la norma 70E y dicho porcentaje está creciendo rápidamente. Hickman resalta esta evaluación diciendo, “Una vez que los trabajadores comprenden que es egoísta no usar los EPP porque hay gente en sus hogares que sufre las consecuencias de una mala decisión, comienzan a tener en cuenta otra razón para apoyar su uso. Creo que se alcanzó una gran aceptación de los EPP”.

Inconvenientes y innovaciones en los EPP
El inconveniente clave en el campo de los EPP, según Jones, es la necesidad de un mayor conocimiento de las fuerzas y efectos térmicos por fallas de arco y cómo traducir dicho conocimiento en recomendaciones de protección específicas con una mayor seguridad. “Lo primero y principal es cómo determinar la exposición térmica para una tarea laboral”, dice Jones. “Al impulsar el Comité Técnico de la norma 70E, la Fire Research Foundation (FRF) ha constituido una sociedad con el IEEE y la NFPA para suministrar información adicional como Normas del IEEE o información que brindará las bases para otras normas a fin de mejorar la evaluación del peligro térmico”.

Judith Gorman, directora general de la Asociación de Normas del IEEE, dice que esta investigación es altamente necesaria en la industria. “El arco eléctrico tienen repercusiones tan serias para los empleados y sus empresas”, dice, ” que nos gustaría tener un rol importante en el intento por reducir, a través de normas, los incidentes a causa de los mismos”.

El otro inconveniente que el comité está comenzando a intentar resolver, según Jones, es cómo proteger a la gente de los peligros de las ráfagas de arco. “Sabemos que necesitamos información adicional y le hemos solicitado a la FRF que nos ayude con respecto a esto también”, dice.

El inconveniente clave para Hickman es usar los EPP como último recurso. “Siempre se debe intentar manipular el peligro en primer lugar incluyendo la ubicación de circuitos o equipos dentro de una condición de trabajo eléctricamente segura”, dice, “o utilizar los controles administrativos como por ejemplo un permiso de trabajo eléctrico con energía. Claramente, la desenergización es la primera opción”. Pero, él dice, “El proceso de desenergización y verificación de la ausencia de voltaje es en sí misma una tarea peligrosa, por lo que nos estamos enfrentando a un trabajo energizado al simplemente tener que cerrar el suministro de energía”.

Las innovaciones de los equipos que aumentan la protección del trabajador incluyen una mejor resistencia al arco de diferentes EPP. La norma 70E requiere que la indumentaria resistente a las llamas cumpla con la norma ASTM F 1506-02a; los equipos impermeables deben cumplir con la norma ASTM F 1891-02a; y se debe probar la capacidad de resistencia al arco de los productos de protección facial de conformidad con la norma ASTM F 2178-02. Los fabricantes están comenzando a ofrecer productos tales como guantes con capacidad de resistencia al voltaje que son probados para exposición térmica.

Otra innovación, y posiblemente la mejor según Jones, es el desarrollo de equipos eléctricos con resistencia al arco. “Los equipos se están comercializando actualmente para una pequeña demanda que redireccionará las fuerzas asociadas con la falla de arco hacia alguna otra dirección que no sea el lugar de trabajo del empleado”, dice Jones. Este concepto no es inmediatamente obvio pero sí muy destacado”.

En relación a este desarrollo se encuentra el requisito de la norma 70E que establece que las partes de un equipo eléctrico que en su funcionamiento habitual producen arcos, descargas, llamas o metal derretido deben cerrarse o separarse y aislarse de todo tipo de material combustible. También, los equipos deben estar marcados y ser claramente visibles para advertirles a las personas calificadas sobre los posibles peligros de arcos eléctricos.

Conclusión
Con el correr de los años, los fabricantes de indumentaria y textiles han desarrollado y comercializado prendas resistentes a las llamas cómoda y efectiva para mitigar les efectos térmicos de una falla de arco. Del mismo modo, otras partes del sistema de EPP se somete a mejoras continuas. La clave para evitar la tragedia y el costo de una persona dañada es hacerle saber a la gerencia y a la mano de obra que existen estos equipos disponibles y aconsejarlos sobre su uso. La norma NFPA 70E, 2004, ha logrado un gran avance en la concreción de este objetivo al establecer claramente los pasos y procedimiento para la protección de los trabajadores. El hecho de que tanto el empleador como el empleado sean responsables por la seguridad, los hace socios en este emprendimiento.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: